Atando Destinos Fenrisulven en Asgard

Atando Destinos Fenrisulven en Asgard

Fenrisulven, cachorro en Asgard,
con patas de trueno, creció audaz.
Solo Thor y Tyr, valientes ante su faz,
le daban de comer, en gesto encomiable.

Predicción oscura, destino incierto,
el lobo gigante, mito abierto.
Dioses temerosos, de profecía alerta,
decidieron atarle, evitando la puerta.

Dos cadenas forjaron con astucia,
engañar al lobo, no era tarea sencilla.
Gleipnir, nombre que en la trama brilla,
hecha de sueños y lo imposible.

Fenrisulven desconfiado, pero aceptó,
la cadena en su pata se ajustó.
Cuando sintió el lazo, su furia estalló,
Gleipnir, atadura que Asgard aseguró.

En la sombra de Yggdrasil, el destino gira,
Fenrisulven encadenado, la profecía suspira.
Thor, Tyr y dioses, en su mirar cautivo,
la trama se enreda, en el mito vivo.

Elixir Dorado Idún y las Manzanas de la Eternidad

En Asgard, en el reino de los dioses,
Idún, diosa de la juventud eterna,
sin nacimiento, sin sombra de la muerte,
su llegada a Asgard, un regalo divino.

En su ser, la eternidad florecía,
calidamente acogida por los dioses,
ofrecía manzanas doradas, mágicas,
tesoro que otorgaba juventud y hermosura.

Cada día, generosa con su don divino,
un bocado de manzanas de oro ofrecía,
aquellos que las probaban, rejuvenecían,
belleza eterna en el mágico festín.

Las manzanas, elixir de eternidad,
guardadas con celo en el cofre de Idún,
aseguraban juventud perpetua,
un pacto de gracia en la morada divina.

Así, en Asgard, florecía la eterna juventud,
bajo el cuidado y gracia de Idún,
donadora de manzanas doradas,
un mito que en la eternidad se sostiene.

©Natuka Navarro

Estas aquí:–> Inicio | mitología del mundo | Atando Destinos Fenrisulven en Asgard

Artículos recomendados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad