«El Trovador del Trueno»

«El Trovador del Trueno»

En los días de antaño, bajo el cielo nórdico,
cuando el trueno retumbaba y el viento era épico,
surgió un amor entre mortales y deidades,
donde Thor, el dios del trueno, buscó realidades.

Un marino valiente, con mirada de acero,
surcaba los mares, desafiando al invierno fiero.
En una tormenta feroz, Thor lo avistó,
un guerrero intrépido, que su corazón tocó.

Thor descendió con rayos y relámpagos fuertes,
con su martillo Mjölnir, demostró sus poderes.
El marino, asombrado, vio al dios de la tormenta,
una conexión divina, un amor que alimenta.

Entre nubes y rayos, nació un romance ardiente,
Thor, el dios guerrero, y el marino valiente.
Pero los cielos no aprueban amores desiguales,
y el destino tejía tramas, entre risas fatales.

Thor, obligado por su reino y deber divino,
se despidió del marino con un pesar repentino.
El marinero quedó solo, bajo un cielo sombrío,
anhelando el trueno perdido en su rocío.

Las olas lloran la partida del amor celestial,
y el marino, melódico trovador especial,
canta baladas tristes bajo la luz de la luna,
recordando al dios que le dio amor, y la fortuna.

En noches de tormenta, el trovador suspira,
por el trueno perdido, por la diosa mentira.
El dios del trueno, en su trono divino,
guarda en su corazón la historia de aquel marino.

©Natuka Navarro

Estas aquí:–> Inicio | mitología del mundo | «El Trovador del Trueno»

Artículos recomendados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad