Mi Diario de Confort con mis hijos

Mi Diario de Confort con mis hijos

Día 1: Descubriendo la Fluidez del Pensamiento

Hoy, mientras reflexionaba sobre la naturaleza cambiante de nuestros pensamientos, me sumergí en un mar de recuerdos. Recordé cómo de pequeña solía pedir cosas a mi madre prometiendo que no volvería a hacerlo, solo para darme cuenta de lo efímeras que pueden ser esas promesas infantiles.

Ver a mis propios hijos haciendo lo mismo me lleva a un viaje en el tiempo, a revivir aquella versión de mí misma que juraba no repetir ciertas acciones. Es como si estuviera viendo mi propia historia reflejada en ellos, una historia de promesas olvidadas y deseos cambiantes.

Día 3: La Transformación Personal a Través del Tiempo

Con el pasar de los días, he llegado a entender que la naturaleza humana es fluida, que nuestros pensamientos y deseos pueden cambiar con cada experiencia que vivimos. Es como si cada vivencia nos moldeara, transformándonos en una nueva versión de nosotros mismos.

Hoy observé a mis hijos, y en sus anhelos y promesas, veo a esa niña que un día fui. Es curioso cómo la vida nos muestra estas similitudes, recordándonos que somos seres en constante cambio, aprendiendo a lo largo del camino.

Día 7: Reflexiones sobre la Identidad y el Pasado

La idea de la identidad se vuelve aún más compleja cuando reflexiono sobre cómo nuestros pensamientos actuales difieren tanto de los de ayer. Recordar esas promesas infantiles me hace cuestionar la noción de estabilidad en nuestra personalidad.

¿Realmente conocemos quiénes somos si nuestros deseos y pensamientos fluctúan constantemente? A veces siento que estoy redescubriendo quién era a través de las acciones de mis hijos. Verme reflejada en ellos me hace cuestionar si alguna vez realmente dejamos de ser esa niña que un día le prometió a su madre no pedir más cosas.

Día 12: La Continuidad de las Generaciones

Al observar a mis hijos atravesar situaciones similares a las mías, encuentro un hilo invisible que conecta nuestras vidas. Es como si la vida tejiera una historia que se repite, una historia llena de promesas que se olvidan y deseos que cambian.

En la mirada de mis hijos, veo la misma chispa de determinación y cambio que una vez brilló en mí. Es un recordatorio de que somos parte de una línea continua, donde las experiencias pasadas se entrelazan con las presentes, formando un tapiz único y cambiante.

Es interesante explorar cómo las experiencias del pasado influyen en el presente y cómo la identidad se moldea a través del tiempo.

©Natuka Navarro

Estas aquí:–> Inicio | Mi Diario de Confort | Mi Diario de Confort con mis hijos

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Manuel Lara Coca.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a BanaHosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad